MamasDeFabula

Un blog sobre crianza natural

Reflexiones de una madre primeriza

DSC_0125“Desde que nació Theo hasta hace poco, diría que a lo largo de sus dos primeros meses, y por lo tanto mis dos primeros de madre, sentía que mi único objetivo, mi misión diaria, era mantenerlo vivo. Comprobaba que respirase y lo alimentaba. Hacía eso todo el día y toda la noche. Dicho así parece básico y hasta poca cosa pero es lo más importante que he hecho hasta ahora y en lo que más empeño he puesto. Requería de mí una dedicación tan grande que no había espacio para nada más. Sé que para muchas mujeres estos primeros meses son los más duros, es intenso y parece que el mundo se haya parado. Sentimos, aunque sea algo exagerado, que somos totalmente imprescindibles, responsables de la supervivencia de un ser pequeño e indefenso. Pero para mí ha sido espectacular que parara el mundo. Para alguien como yo cuyas principales batallas están en el ámbito de lo mental y relacional, he estado en paz. Esto no quiere decir que no haya sido duro, o que no haya tenido momentos de desesperación, pero el hecho de estar en otra dimensión ha sido genial. Más presente que nunca, realizada, sin grandes reflexiones y cansada pero en un sentido muy animal, minimalista diría.
Una vez superada esta primera fase, en parte porque Theo ya respira fuerte y le oigo desde más lejos, he recuperado mi yo anterior, con sus pros y sus contras. Un día me di cuenta de que algo había cambiado y hablando con mi hermana le dije: “vuelvo a cuestionarme cosas”, y ella me dijo: “es normal, has dejado de ser una teta con patas para volver a ser un ser humano”. Y aunque es cierto que ser una teta con patas había sido una gran experiencia, un estar en el aquí y el ahora que ni con terapia ni con meditación había logrado, uno no puede estar así mucho tiempo seguido. O al menos yo no. Así que desde entonces me vuelvo a preguntar, reflexiono, doy vueltas a ideas, me cuestiono e intento ponerlo en palabras. En parte ha sido una decepción volver a esto pero también es reconfortante ver que sigo ahí; ecce homo.
Y sobre la maternidad y lo que implica, aún soy muy novata pero ya he pensado muchas cosas desde que he recuperado mi yo filosófico. Principalmente me impacta darme cuenta que con el poco tiempo que llevo siendo madre, esta nueva parte de mi vida está transformando a todas las demás. Siempre me he visto como fragmentada, como que mi identidad es una suma de muchas partes, que a menudo entran en conflicto, que cambian constantemente. A veces tiene más peso una parte y otras veces otra parte, y mi intento de completar el puzzle es en vano. Frustrante y fascinante a la vez. Y la maternidad es una pieza que toca a todas las demás. Es un terremoto que abruma y desconcierta porque pone todo patas arriba. Es una oportunidad para redefinirme, para mover todas las piezas. Se me ocurre que es como cambiar de casa y además de tener una habitación nueva llena de cosas nuevas, tener también los espacios vacíos donde poner todas las cosas que ya tienes. De momento lo tengo todo en cajas porque llevo dos meses viviendo en la habitación del niño, pero poco a poco empiezo a abrir las cajas y a recuperar lo antiguo y preguntarme donde lo coloco.
Supongo que lo más sorprendente para mí está siendo eso, la sensación de haber revuelto todo y la curiosidad/inseguridad que me genera construir y reconstruir. Ya desde el embarazo la cuestión de la identidad aparecía disfrazada en decisiones aparentemente pequeñas pero que al final remiten a un posicionamiento que no es solo de futura madre, si no de ser humano. Y ahora siento que todas las relaciones importantes de mi vida están cambiando. Me pregunto obviamente por mi rol como madre, pero también en la pareja, como hija, como amiga, como profesional y en la sociedad. Rememoro mi infancia, repaso mi pasado, imagino el futuro. Es como si de repente lo viera todo desde otro lugar, con otros ojos. La relación con mi hijo es única y empiezo a ver qué la hace tan distinta de otras relaciones. Es cierto que es un amor puro e incondicional como se suele decir, pero hay más cosas. Es una relación limpia en el sentido de que no tiene pasado, su vida empieza ahora y yo he estado ahí desde el primer momento. Él no trae un bagaje, o al menos es más sutil (genético, histórico, etc.) que el del resto de personas con las que me pueda relacionar. Ese empezar de 0 es tan especial… porque para él es el inicio de su vida y se empieza a formar su identidad, pero para mí también es un inicio, una nueva vida. El otro día lo pensaba, mirándole, que no tiene ni tres meses y ya es la persona a la que he mirado a los ojos durante más tiempo, y encima me parece a veces estar mirándome en el espejo, estar viendo mis ojos. Y mientras le miro y me pregunto quién es y quién será, me lo estoy preguntando también a mí. Supongo que es esa bidireccionalidad la que me está cogiendo por sorpresa, crear una nueva vida, la suya, pero también la mía.”
Elisa Barnett
Anuncios

Un comentario el “Reflexiones de una madre primeriza

  1. Cantaba la Rana
    31 de julio de 2014

    Gracias por compartir tu experiencia, Elisa. Lo que más nos ha gustado es tu reflexión final, donde describes de esa manera tan profunda y especial la relación con tu bebé, lo que significa para ti la maternidad y su crianza. Estamos totalmente de acuerdo en que es una relación muy distinta a cualquier otra que se pueda vivir; te cambia la vida y se crea un vínculo gigantesco que dura para toda la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 23 de mayo de 2013 por en contacto, lactancia, reflexión, Sin categoría, valores.

Nuestra editorial:

Ediciones DeFâbula

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: