MamasDeFabula

Un blog sobre crianza natural

Crema nutritiva para toda la familia

Si nuestro objetivo relacionado con la higiene personal es estar bien con nosotros mismos y con los demás, nos hacen falta muy pocas cosas: un jabón, un champú, un desodorante, una crema, una pasta de dientes, cepillo de pelo y de dientes y poco más.
La mayor parte de los productos para el cuidado personal que se encuentran en los supermercados, como los detergentes, tienen componentes de origen petrolífero y conservantes sintéticos. Es por esto que cuestan poco dinero y duran mucho; y tienen graves consecuencias pésimas en el medio ambiente, y en nuestras carteras (la cantidad de productos específicos que venden es ingente, y abarcar cada supuesta necesidad supondría un desembolso de dinero cuantioso).
Os proponemos una receta de crema nutritiva para usar a diario. Nosotros la hemos usado hasta en el culito del nene, en los eccemas, ¡en todo! y va estupendamente. Se pueden ajustar las dosis de agua, aceite y cera en función del resultado que se desee. Por ejemplo, hay pieles que necesitan más elasticidad, y como consecuencia más aceite; habrá pieles más grasas que necesitarán menos agua, pieles muy elásticas pero secas, que necesitarán más cera…
También podemos adecuar el tipo de aceite esencial a nuestras necesidades (existen mucha información al respecto, como por ejemplo la de este blog: Tardes de jabón).
crema
Crema nutritiva
1 vaso de aceite de almendras (o algún aceite neutro; también se puede usar aceite de girasol bio, o de oliva -aunque el olor es bastante fuerte)
½ vaso de agua destilada
2 cucharadas de cera de abeja (de venta en todos los herbolarios, cuesta unos 3,5€ y os dará para hacer multitud de cremas)
1 punta de sal de borax (se puede sustituir por una puntita de bicarbonato)
1 cucharada de la esencia escogida (de naranja, de azahar, de lavanda…)
Se calienta el agua con la sal de bórax a fuego lento o baño maría. Se añade y se funde la cera. Después se añade poco a poco el resto de ingredientes removiendo con una cuchara de madera. Si vemos que pasado un rato el compuesto se ha enfriado y no ha “cuajado” (debería quedar como una crema comercial cualquiera), podemos usar la batidora para emulsionarlo. Hay que tener en cuenta que a los pocos minuntos se vuelve mucho más densa al enfriarse. Aún así, si consideras que está demasiado líquida puedes volver a calentarla y  añadirle cera.
Resulta una crema que al principio puede parecernos grasa, pero que será perfectamente absorvida por nuestra piel a los pocos minutos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17 de enero de 2013 por en consumismo, DIY, hidratación, receta, salud, Sin categoría.

Nuestra editorial:

Ediciones DeFâbula

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: