MamasDeFabula

Un blog sobre crianza natural

La Navidad no es solo consumismo

Muchas de las fiestas señaladas del calendario se han convertido en un problema económico para muchas personas, que no disponen de los recursos de los que disponían, o que simplemente no quieren gastar el dinero a tontas y a locas solo por la llegada de una determinada fecha.

La Navidad se sitúa entre el final del otoño, y el principio del invierno. Es una época con un clima poco agradable, que no invita a estar todo el día en la calle, con las noches más largas del año. Precisamente por esto se ha querido convertir la Navidad en algo cálido y luminoso. Cuando no había calefacción, la familia se arremolinaba alrededor del horno para hacer galletas, o del fuego. Las velas  y las luces estaban forzosamente más horas encendidas. El espíritu navideño es, en fin, el de querer alegrar nuestros días cuando la meteorología y la luz del sol no nos son favorables (no el de comprar cada año bolas nuevas para el árbol de plástico).

He aquí algunos consejos de actividades para hacer con los más pequeños, que harán que las tardes de diciembre sean divertidas y navideñas:

  • Haz tú mismo los adornos del árbol: puedes encontrar miles de ideas en Internet. Iremos poniendo algunas en nuestro Facebook MamasDeFabula, ¡no te las pierdas!
  • Prepara galletas, y usa moldes creativos (seguro que tienes las formas de jugar en la arena del verano de los niños por alguna parte…). Visita nuestro Facebook para conocer la Receta fácil de galletas.
  • Prepara bizcochos que serán un rico desayuno para el día siguiente. El típico bizcocho con las medidas del yogur (gracias, PequeRecetas) es muy fácil de preparar y está buenísimo. Para hacerlo más navideño puedes ponerle azúcar glas por encima (la azúcar glas se obtiene batiendo el azúcar normal con la batidora a mucha potencia). Además, puedes hacer algún dibujo en negativo en un papel y recortarlo, para ponerlo encima del bizcocho y echarle el azúcar por encima (esto lo pueden hacer los niños, estarán encantados).
  • Aprovechando si has hecho el dibujo para el apartado anterior y lo has recortado, o si quieres hacer más (en Internet puedes encontrar muchos, mi mejor resultado ha sido con la búsqueda en inglés christmas stencils) puedes decorar las ventanas. Lo ideal es hacerlo con el espray de nieve, pero también se puede hacer con pintura de dedos blanca, con la crema de afeitar de papá…
  • También puedes decorar las ventanas pegando guirnaldas de papel.
  • Elabora un calendario de adviento.
  • Ve a la biblioteca a buscar cuentos sobre vuestro personaje navideño preferido (los Reyes Magos, Papá Noel…). Además, las bibliotecas suelen tener los cuentos de esta época clasificados y expuestos.
  • Cantad o escuchad villancicos improvisando instrumentos: una olla, unos vasos con una cucharita para hacer «clin», una botella de plástico pequeña con algo de arroz dentro te servirá como maraca (y si tienes varias y pones cosas distintas en su interior, como lentejas en otra, y pasta pequeña en otra, por ejemplo, los sonidos serán diferentes; además, puedes fabricarlas con los niños).
  • Recuerda que el mejor regalo que les puedes hacer a tus hijos y a tu familia es tener tiempo para compartir con ellos (en vez de perderlo buscando regalos en centros comerciales).

Y muchísimas cosas más que se te irán ocurriendo, seguro. Esto no quiere decir que no puedas comprar cosas que necesites o te apetezca, claro está. En tal caso, intenta apoyar a los negocios pequeños y locales, para que puedan superar estos momentos de crisis económica. Reflexionemos un poco antes de comprar:

  • Regala con moderación. Algunos expertos aseguran que el número ideal de juguetes para regalar de una sola vez son tres.
  • No compres juguetes sexistas o que inciten a la violencia.
  • Busca juguetes que estimulen la creatividad y el juego educativo; los juegos cooperativos son una alternativa magnífica y divertidísima a los típicos juegos competitivos.
  • Regala cosas que necesiten en un futuro próximo y que vas a tener que comprar o hacer (un disfraz para carnaval, una mochila para las excursiones…)
  • Los regalos no tienen porque ser materiales: regala un fin de semana en familia a la nieve, entradas para ir al teatro…
  • Antes de comprar un juguete mirad dónde se ha fabricado y reflexionad sobre las condiciones de trabajo del país de orígen (más información: El libro negro de las marcas, Juguetes de miseria: China y la esclavitud infantil)

¡Felices fiestas!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 29 de noviembre de 2012 por en consumismo, medio ambiente, navidad, valores.

Nuestra editorial:

Ediciones DeFâbula

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: